esquizoide.net                                    

Contactos sociales

 

Amigos y relaciones

Las sensaciones propias del esquizoide en las relaciones sociales son la indiferencia y el malestar.

 

1-LO ESQUIZOIDE Y LO EVITATIVO

 

En DSM-I y DSM-II no se mencionaba al grupo de los Evitativos.

 Los rasgos Evitativos estaban integrados en el grupo de los Esquizoides.

En DSM-III aparecen por 1ª vez los Esquizoides y los Evitativos en grupos diferentes.

Las relaciones sociales de los Esquizoides están dominadas por la indiferencia.

Las de los Evitadores, por una fuerte ansiedad.

En los tipos puros este rasgo está definido con claridad.

Pero, según nos apartamos de los tipos puros,  la indiferencia Esquizoide

se va mezclando con algo o mucho de ansiedad. Siguen siendo Esquizoides de grado medio o bajo,

 pero sus relaciones sociales presentan ya ansiedad.

 

2- ESPACIO DE SEGURIDAD

 

Fuera de nuestras granjas bulle la vida animal con un objetivo simple : comer y no ser comido.

Cualquiera de nosotros puede observar cómo los animales del bosque tienen su espacio de seguridad.

Si entramos en él, el animal huye...

Los humanos ahora nos movemos en espacios seguros y no somos sensibles a nuestro espacio de seguridad.

 Recordemos que nuestros antepasados sí tuvieron este espacio de seguridad...

Sin embargo hoy en día este espacio  y el miedo que aparece cuando alguien invade este espacio,

 aún sigue presente en nuestro arsenal genético y aparece aleatoriamente en algunos sujetos,

 entre los cuales están algunos esquizoides evitativos.

Este temor surge cuando el sujeto siente que alguna persona , como si estuviera acechando,

 invade su espacio de seguridad. El temor es irracional , incontrolado y desadaptativo.

Algunos esquizoides evitativos señalan que huyen de las relaciones sociales porque “se sienten invadidos”.

 Otros solamente afirman que “necesitan huir”.


3 -  ARMONIZAR HOMBRE-PELIGRO-HUÍDA CON HOMBRE- AMIGO-BIENESTAR

 

Al  principio eran los seres vivos . Unas especies sobrevivían y otras se extinguían .

Las especies exitosas desarrollaron recursos adecuados para la supervivencia .

Entre estos recursos resaltan los instintos : el de conservación y el de reproducción .

Uno de los resortes que activaba y activa el instinto de conservación es el miedo .

El miedo nace como mecanismo útil para la supervivencia .

Cuando se detecta una situación mala para la supervivencia sentiremos malestar y,

 según vaya aumentando el peligro, pasaremos al temor , al miedo y al pánico .

El órgano que regula toda la gama del miedo reside en el cerebro.

 En el camino de la evolución el ser humano desarrolla sobre el antiguo cerebro otro nuevo y

el mecanismo del miedo gana en matices pero la sede y el control siguen estando en el cerebro antiguo

y en especial en una glándula llamada amígdala .

Nuestro mecanismo del miedo tiene todavía el carácter instintivo ,

con sus características de irracionalidad y automatismo .

La influencia del cerebro nuevo, del pensamiento y la razón sobre el miedo es escasa .

Es difícil controlar nuestros miedos razonando con ellos . A veces,  imposible .

 

De los antiguos instintos y con el paso del tiempo, se van derivando las emociones y los afectos ,

 que siguen teniendo su punto de arranque en el cerebro antiguo .

La constatación del peligro sigue siendo una evaluación instintiva, automática.

Este carácter instintivo del miedo lleva, en el caso del esquizoide evitativo, a una desafortunada realidad :

el sistema evalúa automáticamente e interpreta como malo (para la supervivencia ) la presencia

humana y se desencadena la correspondiente emoción de temor, en cualquiera de sus gamas..

El miedo al hombre del esquizoide evitativo no es adaptativo.

Lo adaptativo pasa por armonizar hombre-peligro-huída con

hombre-amigo-bienestar.

El esquizoide evitativo activa hombre-peligro-huída cuando lo adaptativo sería activar hombre-amigo-bienestar.

Pero este aprendizaje (Ver apartado siguiente) se manifiesta imposible…

 

4-TRASTORNO INACCESIBLE AL APRENDIZAJE

 

Nuestro sistema nervioso va registrando cada día  nuevas experiencias, que

 dan lugar a aprendizajes . Estos aprendizajes se irán convirtiendo en pautas

 que influirán en nuestro comportamiento .

Así llegaremos a saber que esto  nos va a producir satisfacción , que eso provocará un problema,

  y que aquello es un peligro . Si una situación concreta  nos produce una y otra vez algún tipo de daño

 aprenderemos que es mala y que conviene evitarla .

Si esa misma situación  deja de producirnos daño  volveremos a aprender que ahora  ya no es mala

y no hay por qué evitarla , aunque tendremos cierta prevención por las experiencias anteriores .

El tener que afrontar situaciones de peligro para nuestro bienestar nos producirá tensión y malestar .

Al ansioso social la experiencia diaria en realidad le enseña que en las relaciones sociales  no hay peligros,

que no hay nada que temer, que nunca te pasa nada malo, que no eres agredido …

sin embargo este aprendizaje  es incapaz de incorporarse al funcionamiento del miedo social.

Debería hacerlo, pues la persona sabe y aprende esto pero no sucede así .

Este aprendizaje, de carácter más bien racional, se muestra incapaz de cambiar

la estructura del miedo social, de carácter más primitivo , más relacionado con la primitiva vida instintiva .

El miedo social permanece inaccesible al aprendizaje .

Es como si en edades tempranas  se hubiera producido un “troquelado” , establecido el cual, ya no

puede ser modificado, ni siquiera con algo tan contundente como la propia experiencia .

 

5- CONTACTO VISUAL

 

Cuando dos hombres se encuentran, para saludarse se dan la mano.

 El significado oculto de este acto

es que ambos se dicen : “Vengo en son de paz. Aquí está mi mano, no está armada”.

Y se escenifica la amistad cogiéndose mutuamente la mano .

 El apretón de manos debe simultanearse con la mirada a los ojos.

A continuación dialogan. El que habla mira al otro a su lugar más expresivo, los ojos.

El que escucha, igualmente, queda pendiente de los ojos del que habla.

Se establece un “contacto” visual. Sus miradas se entrelazan sin temor.

Hay comunicación, hay empatía, hay disfrute, hay este mensaje:

“Eres amigo, me ayudas y me siento bien”

 

Algunas personas, al establecer el contacto visual, se sienten mal.

 El afectado sale del contacto visual y el diálogo pierde franqueza.

El lenguaje corporal del que se ha ido  viene a decir :

 “Me siento mal y quiero terminar esto cuanto antes”.

Algunos interlocutores también pueden interpretar que ha querido decir algo como esto :

 “No me caes bien, no quiero tu amistad”.

 

Se puede dar el caso del que ni siquiera intenta el contacto,

mira para otra parte y cuando fugazmente mira a los ojos,

lo hace con una mirada “huidiza”, sin llegar a detenerse, sin llegar a establecer contacto visual.

Las personas esquizoides suelen tener dificultades para establecer contactos visuales.

 

6- ENTRE LA TERNURA Y EL DESASOSIEGO

 

Uno de los mayores problemas que tiene que enfrentar el esquizoide es

el problema para relacionarse.

Existe una notable variedad de un individuo a otro en la forma concreta

de soportar esta carga e incluso, en el mismo individuo,

la variedad se vive de una situación a otra.

Veamos esta cita de un esquizoide anónimo:

 

“Con una chica en la distancia corta suelo ser cariñoso.

Si se trata de chicos – uno, dos o tres – soy indiferente.

Y a partir de ahí, me doy a la fuga”

 

El problema de relación no implica la falta total de ternura.

Esta se puede manifestar en condiciones favorables de seguridad e intimidad.

(Esta página está también …….en francés )

 

Página revisada en Febrero 2012  . Copyright (c)

VOLVER