esquizoide.net

La  otra  máscara

 

Las dos caras del esquizoide

 

                  

En la Grecia clásica se designaba con la palabra “prósopon” tanto a la persona como a la máscara.

El mismo actor salía a escena con diferentes máscaras que correspondían a diferentes personajes.

De la palabra griega “prósopon”, máscara, persona, viene la palabra personalidad.

 

En la vida real todos representamos diferentes roles, que en escena se corresponderían

a máscaras distintas: la máscara-rol del asalariado, del esposo, del padre, etc.

 

MASCARA ESQUIZOIDE

 

El esquizoide presenta un comportamiento (máscara) característico, definido como

n      insociable

n      emocionalmente frío

n      falto de disfrute en las relaciones interpersonales

n      no se siente feliz en su propia familia

n      solitario

n      de baja libido

n      anhedónico

n      sin amigos

 

LA OTRA MASCARA

 

La otra máscara suele estar presente en los esquizoides de grados medio-bajo.

 

Cuando en la intimidad el esquizoide se siente libre de la presión del medio social ,

entonces puede sacar la parte oculta de su personalidad,

 la otra máscara. Entonces podemos ver a una persona…

n      sensible

n      que disfruta de relaciones sociales

n      emotivo

n      con disfrute moderado de su libido

n      motivado y activo en sus aficiones

n      con sitio para algún amigo

n      a veces creativo

n      productivo, constante en sus objetivos

 

A veces, viendo en mí estas características, me han dicho:

“…pero tú no eres esquizoide?”

 

Y yo: “Lo soy, pero de grado medio-bajo. Voy por la vida

con la máscara esquizoide, pero a veces en la intimidad

me gusta disfrutar con mi otra máscara…Yo soy las dos cosas,

yo tengo esas dos máscaras.”

 

 TESTIMONIO  DE  KAFKA


"Quiero señalar lo que se olvida fácilmente cuando se contempla la obra de Kafka:

 su pliegue de alegría del mundo y de la vida.
En la conversación íntima se le soltaba asombrosamente la lengua,

 llegando a entusiasmarse, a ser encantador. Las bromas y las risas no
tenían fin; reía a gusto y cordialmente y sabía hacer reír a sus amigos .

Tal humor se hacía particularmente claro cuando era Kafka
mismo quien leía sus obras. Por ejemplo, nosotros los amigos estallamos

 en risas cuando nos hizo conocer el primer capítulo de
"El proceso". Y él mismo reía tanto que por momentos no podía continuar leyendo. "

Max Brod, amigo de Kafka.

(Esta página está también ………en francés ……….en inglés)

 

Página renovada en Febrero de 2012   Copyright (c)

 

VOLVER