esquizoide.net

RASGOS  DEL  PODER

 

Hay poder en el dinero y en la clase política.

Hagamos un viaje a esa parte oculta e inconfesable del poder que forma parte inseparable

 del mismo y que determina en gran parte su funcionamiento.

 

1- UN PAPEL MASCULINO

Hay personas que por nacimiento están destinadas a estar en el poder, otras tendrán su

oportunidad de acceder a él en una sociedad como la moderna en donde el status no está

 predeterminado y se puede ascender y descender en la escala social…

No es difícil observar que el “rol” de hombre de poder es masculino. Ayer mismo una generación de

ilustrados se dedicaron a entregar muñecas al niño y soldaditos de plomo a la niña, para demostrar

que los papeles sexuales masculino y femenino no eran naturales sino convencionales,

que estaban inventados artificialmente por la sociedad, que era la propia sociedad la que los generaba.

Aquellas experiencias demostraron que, antes de caer en manos de la sociedad,  tanto el niño

 como la niña ya apuntan intereses diferentes, que desde el principio hay intereses típicamente

masculinos o femeninos.

De manera igualmente espontánea, la mujer cuando accede al mundo laboral, escoge las profesiones

más en consonancia con su papel femenino y entre estas profesiones no están las que suponen

el ejercicio del poder. El poder es, pues, un rol típicamente masculino.

La testosterona, dominante en los varones, los dota de ciertos rasgos que el ejercicio del poder exige

como agresividad, acción, dureza…Son las mujeres las que, dotadas por la naturaleza de

la oxitocina, la hormona del parto, la lactancia y la sociabilidad, pueden sentir compasión por

la madres que mandan a sus hijos a la guerra. Los varones pensarán que “un millón de muertos

 es un precio razonable para comprar el honor de la patria” (1). Sí, el declarar la guerra va más

con el rol masculino. Por otra parte lo femenino es delicado y no entra en su rol

“desayunarse cada día un sapo”. Los hombres de poder dicen que lo hacen y se les ve

 muy apegados al puesto…

(1) Frase atribuida a Napoleón, quizá porque él mismo realmente dejó en los campos de batalla

más de 1.000.000 de muertos.

 

2-PLANES DE VIDA

La mujer, en consonancia con su rol femenino, suele diseñar para sí planes de futuro más orientados

a su estabilidad, planes que impliquen el disfrute de una red de relaciones familiares y

sociales. En sus planes de vida suele estar la familia, bien en 1º ó 2º lugar. A ellas les gusta estar cerca de

 la Naturaleza, de la vida, de la familia y gustan disfrutar con las pequeñas cosas de la vida.

Las grandes empresas requieren de mucha ambición, de mucha dedicación y para ello ahí están

algunos varones que parecen muy dispuestos y satisfechos con los retos del poder,

contentos de ponerse a prueba.

 

3-AMBICIÓN

Ambición es el “deseo ardiente de conseguir poder, riquezas, dignidades o fama.” (Diccionario R. Academia)

En los países llamados democráticos no es posible llegar al poder por medios violentos,

es preciso imponerse a los competidores empleando las dotes personales de carisma personal,

influencias, publicidad y algunos no dudan en emplear además recursos que están fuera

de la ley y la moral: sobornos, engaño, clientelismo, corrupción…etc,

La competencia por el poder es enorme y solamente una gran ambición proporciona la motivación

y energía suficiente para afrontar los enormes trabajos y dedicación que la consecución del poder implica.

El poder sin ambición es difícil de entender.

 

4-EL COLOR  NARCISISTA

El narcisista está lleno de sí mismo, se considera superior. El narcisista desarrolla

una gran confianza en sí mismo. Ellos tienen tendencia a utilizar a los otros y vienen a ser

insensibles al malestar de los demás. Son reacios a la autocrítica. Disfrutan ante el auditorio

 sobre todo porque es una oportunidad de escucharse a sí mismos…Muchos narcisistas tienen la

 íntima convicción de que están por encima de las reglas…Su papel soñado es el ejercicio del poder…

Los narcisistas tienen una ventaja sobre los no narcisistas: ellos no tendrán problemas

para acercarse al poder empleando “todos” los medios a su alcance…

Esto puede determinar que los no narcisistas, con menos medios disponibles,

se queden en el camino. Definitivamente el poder tiene color narcisista.

Según un estudio de la Universidad de Nebraska-USA, realizado sobre 900 cadetes

de una academia militar (QUO, Diciembre 2010), los más capacitados para mandar

presentaban rasgos de narcisismo, arrogancia e inflexibilidad. Peter Harms director del

estudio: “Los narcisistas serían excelentes jefes de personal.”

 

 

5-EL COLOR ANTISOCIAL

Muchos psicópatas, delincuentes, carne de prisión, tienen personalidad antisocial.

Cometen delitos incomprensibles y se sienten indiferentes ante los mismos: no consideran

el dolor que han causado…:estos son los antisociales en grado alto.

Estas personas viven entre la marginalidad y la prisión.

Pero lo antisocial, como lo narcisista admite grados. De las personas antisociales

en grados medio o bajo diremos que tienen una personalidad de estilo antisocial.

Estas personas antisociales de grado medio-bajo encajan muy bien en el ejercicio del poder.

Se trata de personas duras, que se saltan con facilidad las reglas, a los que no se les atisban

signos de debilidad. Ellos no mienten porque realmente para ellos no existe la verdad y la mentira

sino solamente lo que interesa y lo que no interesa. Ellos se sitúan con facilidad fuera de las normas.

Si han cometido errores espectaculares no reconocerán tales fallos: tenderán a creer que las

leyes son para los demás pero no para él y él está bien convencido de que tales leyes

generalmente no son sino un obstáculo a sortear. Si tiene que justificar algún delito

le sobrarán razones y sofismas. Se sienten tan cómodos en la mentira que, aunque a veces

la verdad les sirve para sus objetivos, suelen preferir sentir el vértigo de la mentira, porque

en realidad ellos son antisociales de grado moderado o bajo, pero antisociales

en definitiva.

 

6-EL COLOR HISTRIÓNICO

Curiosamente, así como los papeles narcisista y antisocial son masculinos, el histrionismo

pertenece al rol femenino y el ejercicio del poder lo hemos situado como masculino. Y es que

aquí las cosas no son todas blancas o negras sino que una vez más tenemos que manejar los grises.

Lo histriónico se refieren a lo teatral, a lo afectado y se dice de las personas que buscan ser

el centro de atención, que no soportan pasar desapercibidas, que adaptan su opinión a

la opinión mayoritaria. Les gusta sobreactuar y manifestar sentimientos que realmente

no sienten. Buscan seducir, hacer amigos y no profundizan en los temas.

El ejercicio del poder, sorprendentemente, también tiene su color histriónico.

Buscan constantemente seducir y siempre tienen las palabras justas que el oyente

quiere oír. No se salen de este guión. Evitará decir al pueblo cualquier verdad si esta es dolorosa:

 diciendo  cosas desagradables no se cae bien a la gente.

Siempre dicen que sienten lo que se espera que sientan, es decir,

 confiesan esos sentimientos que les va a hacer caer bien a la audiencia, pero no

sabremos con exactitud cuáles son realmente sus sentimientos, porque siempre

están actuando e incluso sobreactuando.

Si no se habla de ellos parece que se ponen nerviosos y buscan y provocan algún tipo de notoriedad.

Aunque ellos sí tienen su propia opinión, harán creer al pueblo que ellos sienten y piensan

de la misma manera que el pueblo sencillo, que son uno más.

 

COROLARIO

Es lógico que estos comportamientos egoístas terminen por provocar la desafección de los administrados.

 

Mikel Martínez

www.schizoids.info  

Diciembre 2010 ©